Geografía UC lamenta el sensible fallecimiento del profesor Javier Wood

javier_wood_nota1.jpg

Querido Javier: Has emprendido tu último viaje, tu ultimo terreno como gustan decir los geógrafos.

Uno de tus colegas de nuestro Instituto, que además fue tu compañero de generación como estudiante nuestro y tu amigo, nos dijo que al irte te llevas una parte de su historia y, agregamos nosotros, también de nuestra historia como Instituto y, a cambio, como lo que nos dejas es tan grande, tu seguirás por siempre siendo parte de ella.

Cuando un profesor, como tú lo fuiste en tu querido Instituto de Geografía y en otras instituciones académicas, deja tantas huellas en sus estudiantes, sin saberlo contribuye a expandir la frontera de la institución, del espacio, donde enseña.

Gastón Bachelard, filósofo y ensayista francés, país en el que también construiste parte de tu historia, en una de sus tantas alusiones a los espacios, en su obra La Poética del Espacio, señala que una de las formas más acabadas que puede tener un espacio es la forma de un cofre, esto porque dicho objeto posee una cualidad que lo distingue de otros: dentro de él se “condensan” cosas inolvidables, que pueden ir desde fugaces recuerdos, hasta detalles que involucran silencios, olores y colores.

Esas cosas inolvidables, pequeñas y grandes, no solo son inolvidables para nosotros en Geografía de la UC, sino también para quienes nos dieron sus tesoros para que permanezcan en nuestro cofre, cada estudiante y cada profesor, como fue tu caso en ambas condiciones. El pasado, el presente y el futuro son condensados allí, dice Bachelard, transformando el cofre en “una memoria inmemorial”.

Una institución como nuestro Instituto de Geografía, que es nuestro espacio y el tuyo, espacio con forma de cofre, condensa muchas cosas importantes ocurridas en tus tiempos de estudiante, pero sobre todo en los de profesor. Cada detalle, conversa de oficina o de pasillo, o en el patio, cada saludo, gesto, clase, consejo, café compartido, o encuentro en el ejercicio profesional, se queda en cada uno de nosotros, tus colegas, pero también en las decenas de estudiantes y profesionales que ayudaste a formar.

Sabemos que esto se repite en varias instituciones donde te desempeñaste como profesor o como profesional.

Ya no llegarás a tus clases de desarrollo urbano ni al taller, pero ya estás ahí, en cada una y cada uno de tus estudiantes.

Nos honraste con tu presencia; nosotros te honraremos cuidando y recordando todo lo que nos diste.

Hasta siempre querido profesor, colega y amigo Javier Wood Larraín.

Instituto de Geografía, Pontificia Universidad Católica de Chile

15 de mayo de 2021