Profesora Lucrecia Enríquez asume como directora del Grupo de Historia de Fondecyt

lucrecia_fondecyt_directora_1.jpg

Nuestra profesora Lucrecia Enríquez asumió desde marzo del presente año como directora del Grupo de Evaluación de Historia de Fondecyt, el cual se administra y ejecuta en la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID).

Fondecyt “tiene por objetivo estimular y promover el desarrollo de investigación científica y tecnológica básica, y es el principal fondo de este tipo en el país. Creado en 1981, ha financiado más de 16 mil proyectos de investigación cuyos impactos han beneficiado tanto a la comunidad científica como a la sociedad en general”.

Hay 27 grupos de evaluación que dependen de la Dirección de la Subdirección de proyectos de Investigación de la ANID. Los grupos de evaluación tienen la función de asesorar en la evaluación de los proyectos que se presentan a los tres concursos de Fondecyt: Iniciación, Regular y Postdoctorado.

Entre otras funciones, la más importante tarea de quien ejerce la dirección del grupo de evaluación es velar por la correcta aplicación de los criterios de evaluación de cada concurso.

La profesora Lucrecia Enríquez fue convocada en julio de 2019 para que se incorporara como integrante al grupo de estudio, debido a su trayectoria académica y de investigación, donde destaca con la adjudicación de 4 proyectos Fondecyt regular. En noviembre de ese mismo año fue directora alterna, cuya función es asumir como directora en caso de que el director o directora tenga que evaluar o enviar a evaluar un proyecto que se refiera personas con quienes tenga conflictos de interés, como amigos o colegas de su propia institución.

Durante un año se desempeñó como directora alterna, cargo que la preparó idóneamente para asumir como directora este año, aunque admite que significa una mayor responsabilidad: “La asumo con gusto, con total conciencia de lo que significa, sobre todo ejercerla en un año de pandemia, eso dificulta todo tipo de trabajo, debido a que ahora tenemos exclusivamente las reuniones por Zoom, y son jornadas laborales completas”.

Tanto los integrantes del grupo como a la persona que ejerce la dirección son elegidos por el mismo grupo: “Se conversó en el grupo y me eligieron en una decisión interna como la directora. El grupo elige a otros miembros, pero los criterios de elección son en base a la temática que los investigadores desarrollan y que es necesaria que esté representada en el grupo para evaluar y decidir quién evalúa correctamente los proyectos”, explica.

“Estoy muy contenta ejerciendo esta tarea, especialmente siendo mujer. Estamos siguiendo las políticas del Ministerio de Ciencia de alcanzar la paridad de género en la composición de los grupos de evaluación, que no se ha tenido hasta ahora, así que son muchos los desafíos de este año que va a ser incierto”, agrega la académica.

Durante el año 2019 también hubo una mujer de nuestra Facultad a la cabeza del Grupo de Evaluación de Historia de Fondecyt: la profesora Verónica Undurraga. Frente a esto, Lucrecia Enríquez indica que “como mujeres ejerciendo este cargo, podemos aportar nuestro punto de vista, nuestra manera de dirigir el funcionamiento de grupo que siempre se hace en conexión con el gestor institucional que pone la ANID”.

¿Qué implica ser directora? ¿Cuáles son sus funciones?

“La responsabilidad principal es que se apliquen correctamente los criterios de evaluación a los distintos concursos que tiene el programa; y eso va en directa relación con los intereses de los postulantes, que siempre se garantice la objetividad en la evaluación, que no haya conflicto de intereses”.

Este último año de pandemia ¿Cómo ha visto la participación y la postulación de los proyectos?

“Yo creo que hubo un poco más de proyectos que postularon con respecto a otros periodos, quizás eso se deba también a que las universidades bajaron los fondos de concursos internos, entonces más gente se ve con la necesidad de postular a fondos externos. En relación con la temática, habría que tener un estudio a más largo plazo para decirlo, pero la riqueza temática de las universidades es extraordinaria”.