Profesores Andrés Núñez y Enrique Aliste ponen en jaque el discurso del desarrollo en nuevo libro

libro_andres_nota_facu.jpg

“Geografías imaginarias y el oasis del desarrollo”, es el nuevo libro que escribió nuestro profesor de Geografía UC, Andrés Núñez junto al académico de la Universidad de Chile, Enrique Aliste; el que pone jaque el discurso del desarrollo que se nos ha planteado desde hace décadas en nuestro país.

La publicación de la editorial LOM, invita a reflexionar sobre la promesa de un futuro esplendor que ha proyectado este discurso. Tras esa imagen es posible observar y constatar importantes desigualdades territoriales y ausencias de justicia espacial que asombran. A partir del estudio de la producción de imágenes y símbolos de un (aparente) país exitoso y próspero, Núñez y Aliste desmoronan aquella invención social con ejemplos concretos: zonas de sacrificio, el problema del agua, el extractivismo (y el eco-extractivismo) y sus impactantes consecuencias.

“Planteamos que las imágenes son las que producen y construyen la realidad. A partir de estas nos damos una identidad, nos configuramos un modo de ser, visualizamos un mundo en el cual actuamos y en el que nos desenvolvemos”, indica Andrés Núñez.

“El libro parte de la premisa de que el Chile que imaginamos no siempre es el que vemos, porque la imagen es una puesta en escena de lo visible. Detrás de esto, hay un montón de prácticas y realidades que no se ven porque están tapadas, invisibilizadas a partir de esta imagen del desarrollo”, agrega.

Este libro cuenta con seis capítulos (excluyendo introducción y epílogo) escritos con un lenguaje menos científico y más ensayístico, los cuales se nos presentan con frases atrayentes extraídas de nuestro himno patrio. “Eso tiene que ver con la propuesta de fondo, con esta mirada más crítica del discurso del desarrollo. Es un juego metafórico respecto de nuestro himno nacional: por ejemplo, cuando habla de ‘Puro Chile’, uno ve las zonas de sacrifico y piensa ‘qué tiene de puro con estos impactos ambientales y humanos’. Con el capítulo ‘Majestuosa es la blanca montaña’, hablamos del agua, que es la única del mundo que tiene este nivel de privatización, y se capitaliza y se tranza en el mercado como si fuese un pedazo de tierra”.

“‘La copia feliz del Edén’ también es un juego que hacemos con Patagonia, porque todo el mundo la visualiza como la maravilla, pero detrás de esa imagen, hay otras como por ejemplo la relación entre conservacionismo y capitalismo, que se visualiza mucho menos. Y ‘El futuro esplendo”, tiene que ver con el grueso del libro: que los discursos del desarrollo te ponen en un punto futuro, pero estamos viendo procesos extractivistas muy fuertes, en claves de desigualdad, un modelo que genera muchas injusticias”, explicó el profesor.

Otro aspecto que el profesor destaca de esta publicación, son los datos duros que recopila, los cuales son contraproducentes con el discurso del desarrollo: “La pregunta que también nos hacemos es de qué manera llegó el desarrollo a Chile, pensando en un estudio realizado este año (Fundación Sol, 2019), el cual señala que un poco más del 50% de la población nacional gana menos de 350 mil pesos y que un 75% no supera los 500 mil pesos. También se nos dice que el 1% concentra casi el 30% de la riqueza del país mientras que el 50% de los hogares de menores ingresos tiene poco más de un 2% de la riqueza neta del país”.

Pero ¿por qué la gente sigue creyendo en este discurso?, el profesor Núñez señala que esto no es solamente por el modelo económico, sino que es por el “proceso de colonización cultural. Por lo tanto, la sociedad empieza a internalizar esa mirada, no solo a través de un ingreso más o uno menos, de un televisor más o uno menos, sino que lo hace a través de las prácticas y del lenguaje que le llega por la tv”.

“Y ¿qué pasa con cosas estructurales, como la educación, la salud o la jubilación?, que parecieran ser aspectos centrales en una sociedad y sin embargo quedan relegados a un cuarto o quinto lugar”, añade.

Zonas de Sacrificio

Uno de los temas centrales que aborda el libro son las “Zonas de sacrificio”, que son ciertas áreas donde se concentran industrias que generan impactos ambientales y sociales. “Pareciese ser que estas Zonas de Sacrificio, como lo indica el nombre, son sacrificios que la sociedad debiera hacer en post de ese discurso de desarrollo. En Chile tenemos a Mejillones, Tocopilla, Huasco, Quinteros, Puchuncaví y Coronel, todas donde hay niveles de contaminación altísimos y unos impactos sociales bastante brutales. Y parece que esa gente y esos territorios debiesen asumir el costo de un éxito o modernidad de alcance nacional”, explica Andrés Núñez.

Hay 28 termoeléctricas a carbón que operan en el país, de esas, 27 se concentran en estas 6 comunas. Mejillones alberga 8 centrales y Tocopilla 7. Y de ese total, la gran mayoría son de capitales extranjeros. Desde este punto el libro recoge un dato abrumador: “A través de la ley de presupuesto, el 2019 el Estado destinó mil millones de pesos, lo que equivale 1 millón y medio de dólares aproximadamente, para un plan de descontaminación. Si esa cifra se la mencionan por televisión, la gente seguro exclamará que es una buena cantidad de dinero. Ahora bien, si ese monto lo comparamos con la recaudación a través de impuestos que el fisco obtuvo de las 5 empresas referidas solo a Quinteros y Puchuncaví, no a las otras zonas de sacrifico de Chile, fue de 658 millones de dólares. Entonces el Estado destinó para el 2019 el 0.23% recaudado el 2018 para compensar a las comunidades afectadas y sacrificadas para el desarrollo del país”, acusa el libro.

El profesor Andres Núñez termina indicando que el objetivo de este libro es generar una mirada más crítica por parte de la sociedad: “Precisamente creemos que dialogar o poner en perspectiva el discurso del desarrollo es un buen ejercicio para eso. Nos gustaría que quien lea este libro pueda al menos terminar con un par de preguntas, con inquietudes.

A continuación, dejamos la presentación del libro organizada por la editorial LOM:

 

portada_libro_andres.JPG