Nicole Jenne: “Chile debería tener un despliegue político más amplio en el Sudeste Asiático”

nic_jenne.jpg

La Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, realizó una entrevista a nuestra profesora del Instituto de Ciencia Política, Nicole Jenne sobre su  artículo en la revista Asia Politics & Policy:  "¿Construyendo puentes sobre el Océano Pacífico? Maniobras tácticas en lugar de una gran estrategia en la política exterior de Chile hacia el Sudeste Asiático”.  Reproducimos el artículo completo a continuación.

A propósito de la reciente publicación de un artículo en la revista Asia Politics & Policy, conversamos con la académica e investigadora del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica, sobre la posición actual de nuestro país frente a la región asiática y sus desafíos a futuro.

Doctora en ciencia política por el Instituto Universitario Europeo, integrante de la Red de Politólogas, además de experta en asuntos asiáticos, principalmente en el Sudeste Asiático, comentó algunas de las ideas contenidas en el artículo “¿Construyendo puentes sobre el Océano Pacífico? Maniobras tácticas en lugar de una gran estrategia en la política exterior de Chile hacia el Sudeste Asiático”, publicado en abril de 2020. Además de analizar otros hechos relacionados con la contingencia nacional. Más detalles, en la siguiente entrevista.

Chile país puente con el Sudeste Asiático

"El término de un puente entre regiones es poco preciso y la respuesta depende un poco de cómo se interpreta. Dicho esto, creo que la mayoría de las personas pensaría en un país que sea el primer punto de contacto en un lado para llegar al otro, sea por razones económicas, físicas, intercambio de conocimiento u otros. En este sentido -y pensando en la vía desde América Latina hacia el Sudeste Asiático- Chile debería tener un despliegue político más amplio en esa región, más allá de la firma de los Tratados de Libre Comercio y algunas políticas comerciales que sirven a intereses muy particulares.

Por ejemplo, si la democracia y los derechos humanos son un eje fundamental de la política exterior chilena, entonces debería abordarse también en su relación con el Sudeste Asiático. Si se quiere crear conocimiento sobre los países del Sudeste Asiático -que no hay en América Latina- y lazos más allá de intercambios entre una pequeña élite, hay que crear oportunidades para que las personas y la sociedad civil participen en los intercambios. FOCALAE (FEALAC) sigue siendo la plataforma más indicada para eso, pero Chile nunca ha implementado los proyectos que había propuesto. En vez de eso, se invirtieron los recursos en APEC, una institución que depende mucho de lo que hacen y lo que quieren sus miembros más importantes"

Necesidad de incrementar los vínculos intrarregionales

"Es otro aspecto que se debe considerar, aunque no lo trato en el artículo. Si Chile quiere ser un puente transpacífico, desde la perspectiva asiática debe estar muy bien vinculado con su propia región. ¿Si no, por qué algún país asiático buscaría el camino vía Chile en vez de tratar directamente con Perú o Brasil? En términos de infraestructura física, sabemos que Chile no ofrece esta vinculación con su región. Pero también en términos de relaciones políticas y liderazgo, Chile carece de una posición destacada en América Latina. Esta idea de ser un país con un modelo mejor que sus vecinos, con más seriedad y estabilidad política ha llevado a una tendencia – en algunos gobiernos más fuerte que en otros – de olvidarse de la región y centrarse en EE.UU., en partes de Europa. No digo que eso sea bueno o malo, solo que se vuelve un problema al querer ser un puente transpacífico".

Política exterior con visión de largo plazo

"La pregunta por la visión a largo plazo es fácil de responder si hablamos del Sudeste Asiático. Como digo en el articulo, no ha sido una región prioritaria para Chile y a pesar de declaraciones recientes que indican lo contrario, no creo que se haya tomado consciencia de la relevancia que otros actores, entre ellos China y EE.UU., le dan al Sudeste Asiático.

Con una política exterior más dinámica, sin duda se hubiese podido hacer más, pero ahí nuevamente se hacen sentir los limites estructurales de un estado pequeño, precisamente en cuanto a lo recursos. Las personas que se interesan por el Sudeste Asiático, que podrían tener ideas y llevar adelante iniciativas para estrechar vínculos, lo hacen por un interés propio o incluso cariño por la región, no porque tuvieran algún incentivo profesional en hacerlo. Eso es distinto en potencias medianas o grandes, donde suele haber una masa crítica de personas preparadas y dispuestas".

Estallido social, pandemia y nueva Constitución

"Por el momento, el estallido quedó absolutamente bajo la sombra de la pandemia. No creo que afecte las relaciones a corto plazo. A largo plazo, lo que podría efectuar un cambio sería la democratización de la política exterior a raíz de una nueva Constitución. Si tal innovación lograra fortalecer la cultura política democrática -lo que personalmente pienso- y hacer la política exterior más inclusiva, eso sí podría eventualmente contribuir a una relación más comprehensiva con los países del Sudeste Asiático y ASEAN, simplemente porque reflejaría una gama de intereses más amplia".

Proyección democrática de Chile

"La imagen de un país con relaciones cívico-militares democráticas nunca ha tenido el mismo peso que la imagen de Chile como país política y económicamente estable. Hay una gran diferencia entre las dos. Las personas que están interesadas por las relaciones cívico-militares siempre sabían que si bien las Fuerzas Armadas estaban subordinadas, habían áreas donde el control civil no se ha establecido fuertemente desde la vuelta a la democracia. Por ejemplo, en las compras militares. De la misma manera como el Estado tampoco ha podido controlar la educación.

Por lo tanto, no es tanto un tema de insubordinación militar sino más bien un problema de falta de interés, iniciativa y consenso entre los actores civiles. Ahora bien, durante el estallido fue el gobierno quien mandó a las Fuerzas Armadas a la calle. Las violaciones de derechos humanos fueron en mayor parte vinculados a Carabineros. No creo que el estallido tenga mayor impacto internacional en cómo se perciben las relaciones cívico-militares en el país, aunque sin duda quedó grabada la imagen de la brutalidad policial.

Donde si el estallido tiene impacto es la imagen de Chile como país estable, y a esto se agrega un manejo del Covid-19 bastante errático. A la gran mayoría de los países del Sudeste Asiático no le interesarán mucho las credenciales democráticas del país, pero sí la estabilidad política y económica y de pronto las capacidades para enfrentar una pandemia, ya que temas de salud se han vuelto un área de cooperación en seguridad en la región. En este sentido, la imagen efectivamente podría verse afectada negativamente, si bien mucho dependerá de cómo seguirá el tema coronavirus y el camino hacia reformas políticas substanciales a mediano plazo".

Pyme e integración con el Sudeste Asiático

"Si se potenciara la internacionalización de las Pyme, diría que una mayor inmersión comercial con el Sudeste Asiático se daría casi automáticamente, por lo menos si hablamos de empresas un poco más grandes. Por un lado, ahí hay un tema de conocimiento de los mercados. Sin duda el Sudeste Asiático tiene distintos mercados, algunos emergentes que son interesantes para las PYMEs chilenas si es que se les proporciona el apoyo necesario. Por otro lado, y eso no se debe subestimar, también hay un tema de conocimiento sobre los procesos burocráticos. Los TLC con la región asiática no se aprovechan en la medida que se podría, y es ahí donde el Estado debería ofrecer información y soluciones".

Acceda al artículo de Nicole Jenne en el volumen 12 de la revista Asian Politics & Policy, en el siguiente enlace.

 

Fuente periodística: Biblioteca del Congreso Nacional de Chile