Revista “Ya” destaca la carrera académica de la profesora Pilar Cereceda

666695 737189

Revista “Ya” de El Mercurio, entrevistó extensamente a la profesora Pilar Cereceda, donde conversó sobre el cambio climático, los 40 años dedicados al estudio del medio ambiente, el desierto, y el movimiento liderado por la activista Greta Thunberg.

Pilar Cereceda fue recientemente galardonada con el Premio Nacional de Geografía 2019, con una extensa labor académica en nuestro Instituto, ha sido reconocida por sus grandes aportes a la investigación científica y la difusión de conocimientos disciplinarios. Gracias a su dedicación, recibe constantemente gestos de admiración de quienes fueron sus estudiantes, cumpliendo un papel fundamental en la formación de geógrafos y geógrafas. 

En la entrevista, si bien destaca la labor desarrollada por Thunberg, no está de acuerdo con las críticas y acusaciones hacia las generaciones anteriores en cuanto a haber causado los problemas ambientales al que hoy nos vemos enfrentados. Señala que durante toda su carrera ha trabajado por la naturaleza: “como si no hubiéramos hecho nada (…) como si fuera tan fácil”.

En la publicación se destaca una carta que la profesora envió a ese mismo medio donde admite estar “dolida en el alma”, por la falta de reconocimiento a su generación: “durante años llevó agua a zonas rurales a través de los atrapanieblas (…)  y exportó estos sistemas de recolección de agua a los desiertos del mundo (…) y porque ha escrito una veintena de libros para colegios y universidades, en donde se enseñaba el valor de cuidar montañas, ríos, mares y biodiversidad”.

Cereceda insiste en que hay que destacar a muchas personas que sí han logrado cambios culturales de la visión que se tiene sobre el medio ambiente: Alexander von Humboldt, Charles Darwiin, los hermanos Phillippi y Claudio Gay en Chile. “No es que no hayamos hecho nada”, remató. 

“En esto hay cosas indesmentibles, una de ellas es que el clima es de naturaleza cambiante, sin importar lo que hagamos (…) El hombre tiene que asumir parte de culpa controlando las emisiones de gases invernadero. No hay discusión sobre eso (…) pero no creo que el hombre, por sí solo, sea capaz de cambiar el clima. Se debe considerar al planeta como un sistema donde todos los elementos naturales y humanos están interrelacionados”.

Ante la pregunta de que si los científicos deberían hacer un mea culpa sobre la falta de éxito para generar una preocupación mundial sobre la causa ambiental, la profesora responde: “Esto lo encuentro tremendamente injusto. Buscar culpables es un tema banal en relación al problema del cambio climático. ¿Por qué no se habla de los políticos o medios de comunicación? ¿Por qué no de los contenidos de programas escolares, donde no se tocaba el tema en profundidad? ¿Y qué hay de las instituciones como Naciones Unidas, que demoró 20 años en elaborar un Proyecto de Medio Ambiente?”. 

El artículo procede con los inicios profesionales de la profesora Pilar Cereceda. Su trabajo en el desierto comenzó en 1974 en el norte. “Con el tiempo fue especializándose en el estudio de la neblina y en la instalación de atrapanieblas (…) un pueblo recibía 40 mil litros de agua al mes en un camión aljibe, comenzó a sacar 12 mil litros al día gracias a estas instalaciones”. 

La entrevista se destaca que la profesora está involucrada en un proyecto de la Fundación Un Alto en el Desierto, en la que participa enseñándole a niños de escuelas rurales a construir atrapanieblas, reciclar aguas grises, crear huertos y guardar agua de rocío.


Lee la entrevista completa a continuación