Revista Universitaria publica especial sobre cambio climático que incluye un extenso artículo de la profesora Francisca Reyes

RU 156 BAJA 6

"Una apuesta por el planeta", es el título del extenso artículo escrito por la profesora del ICP, Francisca Reyes, y que abre el especial de Revista Universitaria UC "No hay Planeta B". El artículo analiza las COP o Conferencia de las Partes, que ya suman 25 con la chilena. Algunas hicieron historia por sus logros y otras dejaron frustrados a sus gestores. Entre unas y otras, los compromisos concretos han avanzado.  

En las COP o Conferencia de las Partes la comunidad internacional, al alero de la Onu, se reúne a negociar y discutir acciones para enfrentar el cambio climático y alcanzar consensos que se plasmen en acuerdos. La evolución del sistema de gobernabilidad climática global requirió de años de preparación, de pequeños bloques que se fueron construyendo y que tuvieron su punto cúlmine en el acuerdo de París. ¿Qué tanto se ha logrado y cuáles son las expectativas para la COP25?

Han pasado 25 años desde la entrada en vigor de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC, por sus siglas en inglés), el 21 de marzo de 1994. La misma edad que tienen muchos de mis alumnos que egresarán de sus carreras este año, y parece un tiempo prudente para preguntarse sobre los avances reales de esta apuesta por la conservación del planeta.

Lo primero que hay que reconocer es que la convención sigue estando al centro de los esfuerzos internacionales para abordar el riesgo que el fenómeno del cambio climático representa para las personas y las economías del mundo. Significa esto que, como cantaba Gardel, “¿25 años no es nada?” o, por el contrario, que como constataba Lampedusa, en El Gatopardo, “¿todo ha cambiado para que nada cambie en realidad?”.

Evolución y revolución

El llamado régimen de cambio climático, es decir, el conjunto de principios, normas, reglas y procedimientos para la toma de decisiones de los Estados en esta área particular de política internacional, circunscrita al cambio climático, evolucionó sustantivamente con la firma, durante la COP21 (2015), del Acuerdo de París. Este reemplazó al histórico Protocolo de Kioto, firmado en 1997 (COP3) y cuya entrada en vigor esperó casi 10 años (COP11, 2007).

Si bien el Acuerdo de París, al igual que Kioto, establece de manera centralizada el objetivo general de limitar el aumento de la temperatura media global por debajo de los 2ºC, hay tres cambios fundamentales entre ambos instrumentos que marcan una evolución notable del sistema de gobernabilidad climática y que vale la pena destacar.

En primer lugar, el Acuerdo de París establece ciclos de 5 años, en los que cada una de las naciones firmantes se compromete a realizar un esfuerzo individual de reducción de emisiones, sin distinguir niveles de desarrollo, a través de una contribución nacional determinada de manera autónoma e independiente (INDC).

Los miembros del Acuerdo de París (184 países a la fecha) acordaron así terminar con la histórica dicotomía entre los países desarrollados y los en vías de desarrollo, en términos de sus responsabilidades y roles en la problemática del cambio climático. Esto marcó una evolución notable en el concepto de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, uno de los temas más complejos del acuerdo.

En segundo lugar, para verificar los progresos de cada Estado y, por cierto, el cumplimiento de sus obligaciones libremente asumidas con los INDC, las partes establecieron un mecanismo de transparencia con la obligación de acordar y comunicar públicamente sus INDC.

Así, el Acuerdo de París propone un enfoque bottom up, en términos de la fijación de la contribución que cada país hará a la problemática global, y un sistema de cumplimiento anclado en la transparencia y la evaluación de pares que, de funcionar, transformaría completamente el modo de operar del régimen internacional de cambio climático.


 

Leer artículo completo aquí 

FUENTE: Revista Universitaria, Nº 156, 2019

 

 

Profesora Carolina Martínez, expone avances de su investigación sobre las costas en Chile

ELB xAlXsAAH6W6

Luego de que se decidiera no realizar la COP25 en nuestro país como estaba planificado, Madrid se convirtió en la nueva sede, donde nuestra profesora de Geografía UC, Carolina Martínez expuso sobre los amplios problemas que enfrenta nuestra zona costera en cuanto a gobernanza y conservación.

La profesora e investigadora del CIGIDEN viajó a Madrid, a través del apoyo Chile-California Council en el pabellón de Chile, junto a los miembros del Observatorio de la Costa, entidad la cual encabeza. “Hicimos dos conversatorios enfocados en relevar el problema de la conservación de la zona costera y el cómo se podría cambiar a una gobernanza adecuada para el siglo 21, pensando en procesos adaptativos al cambio climático”, señaló. 

Estas dos exposiciones estaban destinadas a realizarse en Santiago, en la “zona verde” de la COP, categoría que estaba enfocada en evidenciar los beneficios de la relación de la ciencia con la ciudadanía. “El Observatorio ya estaba desarrollando el acompañamiento a la ciudadanía en tema costeros claves: protección de humedales, de campos dunares, erosión costera. Estos son los problemas que se han visibilizado como parte de las afectaciones de eventos extremos”, explicó Martínez.

“Son temas que le preocupan a la gente, especialmente la presión inmobiliaria, muchos grupos ciudadanos están haciendo esfuerzos para defender el patrimonio natural antes distintas presiones”, agregó. 

Durante dos días nuestra académica estuvo en Madrid: en el primero se hicieron los conversatorios, mientras que en el segundo se reunieron con distintos grupos de trabajo para generar alianzas con parlamentario, ONGs y fundaciones.

La profesora explicó que era muy importante participar en la COP para presentar la labor del Observatorio de la Costa entorno a la legislación sobre una ley de costas: “Explicamos su labor con la ciudadanía y la forma de hacer transito de la investigación científica a la comunidad para enfocarse en objetivos de conservación y así cambiar la forma de tomar las decisiones entorno a  los ambientes costeros. Para ello invitamos a un comité ambiental comunal de Algarrobo, liderado por Jaqueline Peters, representado a los comité ambientales de la provincia de Valparaíso. La idea es que los comité ambientales fuesen los interlocutores de los grupos de ciudadanos que pudiesen validar las propuestas de esta nueva gobernanza”.

Carolina Martínez es enfática en subrayar que cualquier cambio que se pretenda realizar debe contar con el apoyo de la comunidad:  “Ellos son los que están viviendo los efectos del cambio climático. Son esas comunidades costeras las que se ven afectadas por eventos extremos y desastres naturales y son los que hoy en día tienen el poder de cambiar la situación de uso”.


¿Qué se obtuvo al ir a la COP25?

El 14 de enero se realizará un seminario en la intendencia regional de Valparaíso, titulado "Ley de Costas en Chile: Por una nueva gobernanza costera en contexto de cambio climático", donde los senadores Alfonso de Urresti, Ximena Ordenes y  Kennet Pugh estarán apoyando la propuesta de legislar entorno a una ley de costa.

 “Todo lo que estamos haciendo ahora y  principalmente este consenso entorno a legislar sobre la zona costera que se va a realizar el 14,  es resultado de nuestra participación en la COP, porque la mayor parte de los compromisos que están involucrados en torno a esta ley de costas es resultado de las conversaciones del trabajo que se hizo allá. Allá se comprometieron a aunar esfuerzos, entre el componente parlamentario, ciudadano y científico”, afirmó la profesora Martínez.

“En esta actividad del 14 de enero se invitará a las universidades regionales para que formen parte de esta tarea y a los tomadores de decisión entorno al Ministerio  y gobiernos locales y municipios. Se va a entregar un policy paper nuevo que va a discutir los alcances y principios que debería tener una ley de costas”, añadió. 

“El gran logro de la COP fue mostrar que hay un problema poco visibilizado en la gobernanza de nuestra zona costera, que tenemos problemas de conservación muy graves que necesitan medidas urgentes si queremos que los ecosistemas marino-costeros puedan sobrevivir para las siguientes generaciones y estar disponibles como elementos de mitigación para cambio climático”, detalló la académica. 


¿Qué resultados se esperan de este seminario?

La profesora es optimista al respecto, indica espera una declaración pública sobre legislar en la zona costera: “El senado de Urrestri va a apadrinar la ley, porque se requería una comisión de parlamentarios transversal por eso son de distintos sectores políticos y  son parlamentarios que tienen una trayectoria vinculada a la protección del medioambiente”.

El sistema político hoy en día esta en tela de juicio. La crisis sociopolítica que estamos viviendo está vinculada a la degradación de recursos naturales en la costa  porque se vinculan distintos derechos que tienen las personas: desde el derecho en vivir en una ambiente libre de contaminación hasta el resguardo para la vida. La gente vive en zona de sacrificio, está expuesta a desastres, ya llevamos 13 procesos de reconstrucción en 10 años”, finalizó la profesora. 

 

ELB xeKXYAAkdFO

 

 

Proyecto Fondecyt de profesora Verónica Undurraga realiza seminario entorno al escándalo en Latinoamérica durante los siglos XVIII al XX

nota vero 2

Administrando el escándalo: honor y reputación en Chile, 1840-1920”, es el nombre del Fondecyt regular que nuestra profesora de Historia UC, Verónica Undurraga se adjudicó el 2016. En marco de este proyecto se realizó el seminario "Escándalos y emociones en la historia. Latinoamérica, siglos XVIII al XX", donde se desarrollaron varias exposiciones derivadas del tópico central: el escándalo.

La actividad comenzó con la ponencia de las profesoras Verónica Undurraga y Solène Bergot (Universidad Andrés Bello), donde las investigadoras realizaron una recapitulación de los objetivos, procesos y conclusiones que se plantearon y resolvieron durante cuatro años de indagación entorno al escándalo en los siglos XVIII al XX, con multiplicidad de fuentes y casos. “Quisimos averiguar cómo los sujetos de un entorno social cambiante logran administrar el escándalo en distintas esferas, ya sea en la privada: cómo se intenta contener; y luego cuando trasciende a la esfera pública: cómo se busca manejar y manipular para obtener distintos tipos de beneficios, tanto políticos como sociales”, indicó la profesora Undurraga y agregó que “partíamos de la base que en este contexto el honor era cada vez más un atributo sumamente frágil, sujeto al escrutinio público”.

En tanto la académica Solène Bergot, señaló cuál era el grupo a estudiar: “Ha sido difícil decidir los sujetos a los que íbamos a abocarnos (…) La elite es más fácil de visibilizar porque la prensa se ocupa de ellos”.

Una de las respuestas que se buscó responder en el proyecto fue qué tipo de instrumentalizaciones se utilizaban en el espacio privado para evitar que una situación se convirtiera en un escándalo y luego dilucidar cómo se manejaban estas transgresiones ya convertidas en escándalo. “También nos preguntamos por qué no todas las transgresiones terminaban convirtiéndose en escándalo”, indicó la profesora de Historia UC.

Luego de los años de investigación, Solène sostuvo que pudieron darle una caracterización al escándalo: “En general hay un componente emocional evidente, que tiene que ver con la atracción por lo que pasa en la casa de los demás, lo que permite entender que la mayoría de los casos de escándalo se refieren a gente con una cierta connotación social, política, económica o moral; y que hay un cierto grado de fascinación por ese tipo de personajes, y a la vez suscita indignación”.

También indicó cómo identificaron los escándalos: “Un hecho puntual de repente se transforma en escándalo porque lo vemos aparecer en la prensa, y no solo en esta, sino también en circulación de rumores o impresos que van más allá de la prensa, como los casos judiciales”.

La profesora Verónica Undurraga describió uno de los casos que examinaron: el del matrimonio compuesto por Mariana Prevost Moreira, proveniente de la aristocracia limeña y Joaquín Godoy Cruz, importante diplomático y abogado, mucho mayor que Mariana. Estos personajes protagonizaron un escándalo que se desarrolló en el marco del proceso de divorcio civil, uno de los primeros casos en Chile.

El esposo, quien a toda costa quería acallar el escándalo, declaró que Mariana lo generó al abandonar el hogar. Por otro lado, Mariana alegó maltrato físico y verbal: “Las situaciones de maltrato eran frecuentes y se conocían públicamente, pero nunca derivó en un escándalo, ni divorcio hasta que se asentaron en Chile. Eso nos habla sobre la necesidad de redes sociales, de otros, para construir el escándalo. Esta mujer se valió de redes con otras mujeres y sirvientes para salir de una situación de maltrato”, sostuvo Undurraga.

Otro tópico que se abordó, fueron las formas que puede tomar el escándalo: hijos ilegítimos, maltrato, estupro, adulterio, entre otros. Solène, señaló que “la primera reacción es contener este hecho dentro de la familia, un secreto de familiar (…) A veces las situaciones se salen de control y no lo logran contener, traspasando al ámbito público. Las mujeres y hombres de elite utilizan a los sirvientes para esparcir rumores.”

Después que este hecho pasa al ámbito público es tomado por la prensa, la cual finalmente define si se transforma en escándalo o no. “Según la posición política, línea editorial de cada diario puede haber un medio de contención. Como los dueños de los diarios pertenecen a la elite, ellos también participan en la contención o difusión de los escándalos”, aseguró Solène.

La ponencia de Verónica Undurraga y Solène Bergo concluyó subrayando que en los expedientes judiciales, la palabra “escándalo” se usa casi exclusivamente en lo que concierne a la moralidad sexual, y el 90 por ciento de estos son por incesto, amancebamiento, estupro, bigamia y adulterio. “Llegamos a la conclusión de que el escándalo es un desorden público, falta de orden”, finalizó Solène.

En el seminario también expusieron Ariel Rodríguez-Latapiatt, de la Universidad Andrés Bello, con su ponencia titulada “Aproximación al estudio del escándalo a partir del análisis del delito nefando de sodomía y bestialidad en Chile, (1731 - 1876)”; Jéssica González, de la Universidad de La Frontera, disertó "Fracturas del alma. Dolores, pasiones y fugas de mujeres en un espacio regional. Concepción S. XIX", y María Bjerg, de la Universidad Nacional de Quilmes/CONICET, cerró la actividad con "Un pobre desgraciado que mató por amor. El lenguaje romántico en un drama pasional en la Argentina de principios del siglo XX".

Para finalizar el seminario, se abrió un espacio de discusión, preguntas y comentarios de los trabajos presentados.

 

 

Académicos de nuestra Facultad se adjudican 9 proyectos Fondecyt Regular 2020

fondecyt

Con buenas noticias cerramos este año 2019 en nuestra Facultad, porque la la Comisión Nacional Científica y Tecnológica (Conicyt) seleccionó 9 proyectos de nuestros académicos para la adjudicación de fondos del concurso Fondecyt Regular 2020.

Los proyectos ganadores en el Instituto de Historia fueron tres y pertenecen a los profesores: 

- Olaya Sanfuentes "Esculturas de madera del niño Jesús en Chile, siglo XVIII-XXI. Investigación y análisis de la objetualidad de un artefacto religioso desde los llamados Estudios de la Cultura Material"
- Pedro Iacobelli “Between the Great Depression and the Pacific War: Japan’s economic ‘intrusion’ in Chile and Argentina”.
- Stephan Ruderer  "Conflictos católicos. La Iglesia católica ante las dictaduras militares en Chile y Argentina"


En tanto el Instituto de Geografía se adjudicó dos proyectos, que corresponden a la profesora Carolina Martínez y al profesor Juan Luis García. Los nombres de los Fondecyt son los siguientes:

- Carolina Martínez: “Evolución costera y factores de cambio en Chile: criterios para la adaptación y resiliencia de la zona costera”
- Juan Luis García: “Did Andean glaciers drive coastal dune formation during the last glacial cycle in central Chile?”


Finalmente el Instituto de Ciencia Politica obtuvo 4 proyectos Fondecyt de los profesores David Altman, Gabriel Negretto, Umut Aydin y Cristián Pérez. Los nombres de los proyectos son los siguientes:

- Umut Aydin: "International Norms and Domestic Reforms: Anti-Corruption Policies in Chile and Peru"
- David Altman: “Sufragio, Globalización y Democracia: El impacto de las olas migratorias y la extensión del sufragio en las democracias contemporáneas”
- Gabriel Negretto: "Constitutional Change And Liberal Democracy In Comparative Perspective"
- Cristian Pérez “Obligaciones morales frente al problema de la mendicidad callejera”


El Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico, Fondecyt, tiene por objetivo estimular y promover el desarrollo de investigación científica y tecnológica básica. Creado en 1981, ha financiado más de 16 mil proyectos de investigación cuyos impactos han beneficiado tanto a la comunidad científica como a la sociedad en general.


ENH9NoOWsAIRK7Z

Se publica nuevo GEOlibro “La zona costera en Chile: adaptación y planificación para la resiliencia”

zona costera

El GEOlibro “La zona costera en Chile: adaptación y planificación para la resiliencia” es un esfuerzo académico del Instituto de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Cátedra UNESCO-Cousteau “Formación de especialistas en Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sustentable de la Zona Costera” y el Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres, CIGIDEN (CONICYT/FONDAP/15110017), cuyo propósito es apoyar el diagnóstico sobre el estado de conservación actual de la zona costera en Chile y motivar la discusión sobre la necesidad de una nueva gobernanza capaz de hacer frente a los desafíos de adaptación en contexto de Cambio Climático.

Este GEOlibro compila a través de 16 artículos, los resultados de investigación de destacados especialistas nacionales e internacionales sobre la zona costera, los cuales abordan desde una visión interdisciplinaria, las amenazas y riesgos costeros, los problemas de antropización de la costa y el rol de la planificación territorial en la gestión integrada de áreas litorales. Este conocimiento actualizado sobre la dinámica de la zona costera y los problemas territoriales que presenta, se espera sirva para relevar la importancia de proteger la diversidad de ambientes costeros y que actualmente se encuentran amenazados o degradados por diversas actividades antrópicas poco reguladas y de regulación poco efectiva.

A casi dos años de realizado el seminario internacional “Riesgos de origen natural, antropización y sustentabilidad de la zona costera”, que dio origen a este Geolibro, muchas de las preguntas planteadas y los temas discutidos en ese seminario se mantienen y cobran especial fuerza en la actualidad donde vemos los efectos del cambio climático y de decisiones erradas sobre la forma de ocupar la costa chilena.

Este seminario, realizado en el Salón de Actos de la Universidad Técnica Federico Santa María, fue organizado por el Instituto de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, las cuatro Universidades del Consejo de Rectores de Valparaíso (CRUV): Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Universidad Técnica Federico Santa María, Universidad de Valparaíso y Universidad de Playa Ancha, además de la Cátedra UNESCO-Cousteau – Chile. Aquí se reunieron especialistas de España, Colombia, Argentina y Chile, los cuales abordaron diferentes aspectos sobre tres ejes temáticos: a) eventos extremos, amenazas y riesgos socio-naturales en la costa, b) antropización, servicios ecosistémicos y conservación en la costa y c) Manejo integrado de la costa y planificación para la resiliencia de la costa, donde cada eje sumó conferencias magistrales, ponencias y una mesa redonda de cierre.

Unas 300 personas asistieron a este evento, entre académicos, estudiantes, profesionales, funcionarios públicos y tomadores de decisión, lo cual refleja la necesidad de espacios de discusión sobre riesgos en zonas costeras. De este modo, 17 universidades y centros de investigación estuvie- ron representados, así como 17 servicios públicos y 21 empresas.

Entre los principales aspectos analizados en este seminario y que hoy conforman los capítulos que se presentan en este Geolibro destacan:

- La intensidad de los agentes de cambio que presenta la costa chilena derivada de su contexto tectónico, con ciclos sísmicos que controlan una buena parte de su realidad geográfica, donde extensos segmentos de la costa se hunden o alzan con los consiguientes efectos en los ecosistemas marino-costeros (terremotos de subducción). Estos grandes terremotos se configuran en escenarios para modelamiento de tsunamis, hoy en día una de las mayores amenazas naturales en Chile, generadoras de grandes desastres.

- El gran desafío que implica conocer las causas y el desarrollo de los denominados eventos extremos, que se derivan del cambio climático y la variabilidad climática, que hace cada vez más necesario el trabajo de interdisciplina. Las marejadas especialmente desde 2015 a la fecha, han generado severos daños en la costa chilena, debido al emplazamiento de infraestructura costera y desarrollo de proyectos inmobiliarios poco acordes con las características de fragilidad de los ambientes costeros. La investigación si bien hoy en día está encaminada, estuvo muchas décadas estancada debido a las limitaciones de acceso a datos referidos a olas y a la falta de estudios sistemáticos sobre procesos litorales.

- La diversidad de amenazas naturales que se derivan de las características anteriores y que afectan drásticamente el territorio costero producto de sus dinámicas urbanas y sociales: aumento de la densidad poblacional, crecimiento urbano disperso, periurbanización, elitización y segregación espacial. Otros efectos relevantes de estas dinámicas socio-territoriales se reflejan en fragmentación de hábitats, pérdida de servicios ecosistémicos y degradación del paisaje costero.


Estos temas que configuran grandes problemas para la gestión integrada de las áreas litorales, si bien no son propias de Chile ya que constituyen una preocupación mundial en lo que Barragán (2014) denomina “litoralización”, constituyen un elemento esencial en lo que será el futuro de nuestra zona costera, ya que esta se encuentra en una situación crítica de cambio donde se requieren de urgentes medidas para promover su desarrollo sustentable y los procesos adaptativos que requiere el cambio climático.

Actualmente en Chile, se discute sobre modificaciones a la ley de Borde Costero, la cual fue promulgada en 1994. En aquella década, fue marcada por grandes desastres y la comunidad científica y la sociedad en general aclamó la voluntad política de cambio hacia medidas concretas sobre medio ambiente y desastres naturales. Junto a la década de Reducción de Desastres, fueron promulgados en muchos países las leyes de borde costero y el conjunto de leyes ambientales que permitieron regular muchas de las actividades económicas nocivas y degradantes al medio ambiente

En esta década, nos enfrentamos a nuevos desafíos relacionados no solo con el cambio climático sino con la necesidad de definir que queremos para nuestra costa y cuál es la mejor gobernanza para lograr un desarrollo a escala humana, que priorice la conservación de los ecosistemas costeros en concordancia con un desarrollo no solo económico sino dirigido al bienestar humano en todos sus planos.

Descargar índice y prólogo


La zona costera en Chile: adaptación y planificación para la resiliencia
Carolina Martínez, Rodrigo Hidalgo, Cristián Henríquez, Federico Arenas, Nelson Rangel-Buitrago, Manuel Contreras-López (Editores)
Instituto de Geografía - Serie GEOlibros
396 páginas
ISBN 9789561424425


portada ZC

Revista “Ya” destaca la carrera académica de la profesora Pilar Cereceda

666695 737189

Revista “Ya” de El Mercurio, entrevistó extensamente a la profesora Pilar Cereceda, donde conversó sobre el cambio climático, los 40 años dedicados al estudio del medio ambiente, el desierto, y el movimiento liderado por la activista Greta Thunberg.

Pilar Cereceda fue recientemente galardonada con el Premio Nacional de Geografía 2019, con una extensa labor académica en nuestro Instituto, ha sido reconocida por sus grandes aportes a la investigación científica y la difusión de conocimientos disciplinarios. Gracias a su dedicación, recibe constantemente gestos de admiración de quienes fueron sus estudiantes, cumpliendo un papel fundamental en la formación de geógrafos y geógrafas. 

En la entrevista, si bien destaca la labor desarrollada por Thunberg, no está de acuerdo con las críticas y acusaciones hacia las generaciones anteriores en cuanto a haber causado los problemas ambientales al que hoy nos vemos enfrentados. Señala que durante toda su carrera ha trabajado por la naturaleza: “como si no hubiéramos hecho nada (…) como si fuera tan fácil”.

En la publicación se destaca una carta que la profesora envió a ese mismo medio donde admite estar “dolida en el alma”, por la falta de reconocimiento a su generación: “durante años llevó agua a zonas rurales a través de los atrapanieblas (…)  y exportó estos sistemas de recolección de agua a los desiertos del mundo (…) y porque ha escrito una veintena de libros para colegios y universidades, en donde se enseñaba el valor de cuidar montañas, ríos, mares y biodiversidad”.

Cereceda insiste en que hay que destacar a muchas personas que sí han logrado cambios culturales de la visión que se tiene sobre el medio ambiente: Alexander von Humboldt, Charles Darwiin, los hermanos Phillippi y Claudio Gay en Chile. “No es que no hayamos hecho nada”, remató. 

“En esto hay cosas indesmentibles, una de ellas es que el clima es de naturaleza cambiante, sin importar lo que hagamos (…) El hombre tiene que asumir parte de culpa controlando las emisiones de gases invernadero. No hay discusión sobre eso (…) pero no creo que el hombre, por sí solo, sea capaz de cambiar el clima. Se debe considerar al planeta como un sistema donde todos los elementos naturales y humanos están interrelacionados”.

Ante la pregunta de que si los científicos deberían hacer un mea culpa sobre la falta de éxito para generar una preocupación mundial sobre la causa ambiental, la profesora responde: “Esto lo encuentro tremendamente injusto. Buscar culpables es un tema banal en relación al problema del cambio climático. ¿Por qué no se habla de los políticos o medios de comunicación? ¿Por qué no de los contenidos de programas escolares, donde no se tocaba el tema en profundidad? ¿Y qué hay de las instituciones como Naciones Unidas, que demoró 20 años en elaborar un Proyecto de Medio Ambiente?”. 

El artículo procede con los inicios profesionales de la profesora Pilar Cereceda. Su trabajo en el desierto comenzó en 1974 en el norte. “Con el tiempo fue especializándose en el estudio de la neblina y en la instalación de atrapanieblas (…) un pueblo recibía 40 mil litros de agua al mes en un camión aljibe, comenzó a sacar 12 mil litros al día gracias a estas instalaciones”. 

La entrevista se destaca que la profesora está involucrada en un proyecto de la Fundación Un Alto en el Desierto, en la que participa enseñándole a niños de escuelas rurales a construir atrapanieblas, reciclar aguas grises, crear huertos y guardar agua de rocío.


Lee la entrevista completa a continuación

 

 

Conversatorio Ciudadanía y Derechos Humanos reflexionó sobre los principales temas que afectan a nuestro país

EK9OoD4WoAEPmJQ

Hoy más que nunca es necesario reflexionar y debatir con fundamentos sobre la Ciudadanía y Derechos Humanos, tras semanas de protestas que han sido disueltas con extrema violencia y actos por parte de agentes del Estado que son constituyentes de violaciones a los derechos humanos.

Como una respuesta al estallido social en nuestro país, los institutos de Historia, Geografía y Ciencia Política organizaron un Espacio de reflexión sobre "Ciudadanía y Derechos Humanos", el cual se dio a conocer a través de una actividad abierta a todos y todas: Conversatorio sobre Ciudadanía y Derechos Humanos

La compleja situación social que enfrenta la sociedad chilena nos convoca a abrir un espacio de reflexión intrauniversidad: La Historia y las Ciencias Sociales pueden y deben aportar una mirada al resto de la comunidad universitaria que trabaja en otras áreas disciplinares y extrauniversidad, llevando la reflexión de las Humanidades y las Ciencias Sociales al espacio público”, explicó una de las profesoras organizadoras de este Espacio de Reflexión, María José Cot.

Esta primera actividad se realizó en el Auditorio de la Facultad y contó con la reflexión del académico de Historia, Stephan Ruderer, quien expuso un artículo previamente publicado en este Espacio de Reflexión. La profesora Cot precisó que “si bien no es un repositorio, si es una plataforma que nos da insumos para conversar sobre ciudadanía y derechos humanos, no sólo sobre los vicios de la ciudadanía y los abusos de los derechos humanos, sino sobre qué son y cómo los defendemos”.

Reflexiones sobre los Derechos Humanos”, fue el nombre del documento escrito por el profesor Ruderer, a partir de la observación de la situación actual en Chile en noviembre de 2019 después de casi cinco semanas de protestas.

Comenzó aclarando que “una violación a los derechos humanos solamente se puede cometer por el Estado, o sea un agente del Estado como un policía o un militar (..)  Un ciudadano común, aunque tira piedras a los carabineros, quema un supermercado o bloquea una calle, nunca puede cometer una violación a los derechos humanos. Estos son actos criminales, donde hay que arrestar a la persona y llevarla a un juicio justo, donde recibe su pena según las leyes del Estado de Derecho”.

Una segunda reflexión desarrollada por el profesor nace del documental sobre la tortura llamado “Piedra en el agua”: La tortura es “como una piedra en el agua”, que tiene consecuencias muy profundas en la persona y se expande al círculo familiar y hasta a varias generaciones (…) llama la atención de que muchas personas que han vivido el clima de represión de los años 70 y 80 se refieren al miedo que les da ver a los militares en la calle y a sus hijos enfrentar a militares y carabineros sin este miedo que tienen ellos”.

Una tercera y última reflexión que planteó fue sobre la dictadura entre 1973 y 1990: “se basó, entre muchos más, en dos pilares centrales, que eran las violaciones a los derechos humanos brutales y sistemáticas y el establecimiento de un sistema económico-social neoliberal (…) en muchos análisis históricos estos dos pilares se tratan de manera separada (…) Un juicio histórico deja en claro que un punto central del funcionamiento de la dictadura se basa justamente en la interrelación de ambos pilares: el sistema neoliberal no se habría podido instalar sin la represión feroz de la población”, concluyó.

Luego de la reflexión desarrollada por el profesor Ruderer, se abrió espacio a preguntas, comentarios y análisis sobre los puntos que se plantearon. Participaron profesores, estudiantes y asistentes en general. Stefano Palestini, académico del Instituto de Ciencia Política, habló sobre la violencia y la relación de esta con el cambio político.

En tanto, la profesora de Historia, Susana Gazmuri, intervino analizando las formas de poder del Estado y la respuesta constitucional. Alfredo Riquelme, también del Instituto de Historia, se refirió a las protestas masivas y recalcó que estas comenzaron antes de este estallido social.

También intervino el historiador Manuel Gárate, quien comparó la situación actual de Chile con otros países de la región, desde el punto de vista de la violencia y la violación a los Derechos Humanos. Señaló que en Chile se ha evidenciado un aumento constante de la conflictividad.

Rodrigo Mardones, del ICP, reflexionó sobre la violación de los Derechos Humanos a través de violencia física, psicológica y simbólica y qué pasa cuando los viola un privado.  También explicó el concepto de ciudadanía, y cómo se debería entender en una nueva constitución.

Para concluir, la profesora Valeria Palanza, integrante del grupo organizador de la iniciativa, propuso que para el próximo encuentro del Espacio de Reflexión, se debata sobre la historia y memoria y/o  justicia transicional.

EK9voL9XkAATgfL

OKFB7896

Mesa Redonda "Economía Política del Capitalismo Global" analiza libro “Dependencia y Desarrollo en América Latina” y cómo se relaciona con la actual coyuntura en Chile y América Latina

Foto 1 Mesa

En pleno desarrollo de este estallido social que ha enfrentado el país, se realizó la Mesa Redonda "Economía Política del Capitalismo Global", organizada por el Instituto de Ciencia Política y moderado por el profesor Stefano Palestini. El evento contó con la participación de tres economistas políticos internacionales: Visnja Vukov, profesora de la Universidad Pompeu Fabra, Ilán Bizberg, profesor del Colegio de México, y Andreas Nölke, profesor de la Universidad de Frankfurt. 

La Mesa Redonda fue organizada como un homenaje a los 50 años del libro “Dependencia y Desarrollo en América Latina”, de Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto, que como señaló el profesor Stefano Palestini “se transformó en un clásico, pues de alguna manera inauguró el estudio de las diversidades de modelos capitalistas en lo que por aquel entonces se llamaba `la periferia´  (países subdesarrollados y en desarrollo), así como el estudio de las trayectorias de desarrollo”. Aún así, fue necesario detenerse en la crisis por la cuál pasa nuestro país y analizarla desde una mirada de economía política.

La crisis por la que pasa el Chile brindó al evento un contexto especial. Cuando Cardoso Y Faletto escribieron su libro en 1969, América Latina también era atravesada por crisis políticas y movilizaciones sociales por mayor democracia y mayor justicia social”, indicó el profesor Stefano Palestini.

Debido a la especialidad de los invitados, economistas políticos, se conversó sobre una de los temas que estudia esta disciplina: las crisis. “Para los economistas políticos las crisis no son excepcionales, sino más bien son lo recurrente y en el fondo, la estabilidad es más extraña. Se parte de la base que el capitalismo, como sistema económico,  genera sus crisis cíclicas. Se entiende que Chile está pasando por una, así como otros países, pero que no es algo fuera de lo común”, aclaró el profesor. 

De hecho, señaló Palestini, ya se veía que el modelo chileno generaba descontento en la población: “La gran característica del modelo chileno es la carencia de mecanismo redistributivos de las riquezas y eso genera descontento social, genera frustraciones de expectativas y eso en algún minuto iba a expresarse en una crisis social y de legitimidad”.

Durante la actividad se plantearon comparaciones del modelo económico de nuestro país con el de otras naciones similares. La profesora Visnja Vukov  indicó que el modelo chileno se discutió en muchas ocasiones en países de Europa del este, que incluso José Piñera asesoró a gobiernos de la región con respecto al sistema de pensiones. 

Otro de los temas que se discutieron fue la naturaleza del modelo chileno. Hubo discrepancia entre los invitados acerca de qué es exactamente define al modelo, pero coincidieron que “Chile, como todas las economías latinoamericanas, es una economía dependiente, que carece de la capacidad de generar un desarrollo sustentable endógenamente, sin capital externo. Lo definitorio de Chile es que la gran mayoría de sus mecanismo de redistribución de riqueza y bienes públicos están diseñados sobre la base de mercados. Y ahí sí que hay diferencias de Chile con otros países de la región donde hay mecanismo redistributivos mas fuertes, como Argentina o Brasil o economías que son más pobres que la chilena pero que también tienen mecanismos de redistribución que no son basados en el mercado, como son Ecuador o Bolivia”, argumentó el profesor Palestini.

Y hay un tema que relaciona la crisis económica con la crisis política, porque el aspecto característico del mercado es que los ciudadanos no tenemos control sobre ellos, como sí lo tenemos sobre el sistema político a través del voto”, agregó.

  

¿A qué conclusiones se llegaron? 

El profesor Palestini, precisó que “una primera conclusión es la importancia de la Economía Política, como disciplina. El Economista Político combina el conocimiento sobre los procesos y mecanismos económicos, con el análisis politológico y sociológico. En esta mesa redonda hablamos sobre modelos económicos, pero siempre estaba la referencia a los grupos sociales, a los movimientos sociales, a la ciudadanía”.

“Una segunda conclusión es que no existe un único sistema económico como se enseña en las escuelas de economías del país. Siguiendo la tradición de Cardoso y Faletto, existen diferentes maneras de organizar un sistema económico. Es aquí donde entra la política y la sociedad: son los movimientos sociales y las coaliciones políticas las que van formando la manera en que se organiza el sistema productivo, la relación entre trabajadores y empresarios, la importancia que se le da al crédito en la economía y la distribución del ingreso, entre otros elementos”. 

“Y una tercera, es que no se puede pensar en la economía omitiendo referencias a la sociedad y ahí viene el tema de la crisis. En esta crisis nuestra elite política y económica, le dio la espalda a movimientos y grupos sociales, por lo tanto, cualquier mirada que se tenga de la economía, tiene que estar atento a dichos actores”.

  

Propuestas para enfrentar este estallido social

Desde la discusión que se desarrolló en la Mesa Redonda, se extrapoló algunas ideas básica para hacer frente a las demandas. “Una de las cosas que discutíamos es la importancia de abrirse a un proceso constituyente, eso ahora está ocurriendo y creo que hay que mirarlo positivamente, porque una democracia debe tener una constitución diseñada y aprobada y en democracia”, indicó el académico.

Es evidente que una necesidad de largo plazo es dotar a Chile de un modelo de desarrollo sustentable: es decir, una economía que se pueda sostener en lo esencial a través de sus propias decisiones económicas, y que genere crecimiento económico con respeto a los derechos sociales de  la población, y al medio ambiente”, finalizó Palestini.

Como cierre de esta Mesa Redonda, se dio espacio a preguntas de los asistentes, en su mayoría estudiantes de pregrado. Las interrogantes surgieron en torno a la contingencia nacional, el concepto de crisis, y el modelo económico de nuestro país.

Al día siguiente, se realizó un taller internacional que incluyó a 15 académicos y académicas de universidades chilenas y extranjeras. Este taller tuvo como objetivo  discutir trabajos que aplican las enseñanzas de “Dependencia y Desarrollo” a procesos y fenómenos del capitalismo global contemporáneo. Los trabajos serán recogidos en una próxima publicación editada por el profesor Palestini y el profesor Aldo Madariaga del Centro de Economía y Políticas Sociales de la Universidad Mayor.

 

Foto 2 taller

Foto 2 taller

Profesor Jaime Valenzuela invitado a la Cátedra “Amérique Latine” de la Université de Toulouse

0 Logo ipeat


Invitado por el “Institut Pluridisciplinaire pour les Études sur les Amériques à Toulouse” (IPEAT), de la Université Toulouse-Jean Jaurès, el profesor Jaime Valenzuela realizará una estadía orientada a compartir sus investigaciones con los académicos y estudiantes de postgrado de dicha universidad.

La Cátedra de América Latina de IPEAT, promueve los enfoques interdisciplinarios en el campo de las Humanidades y las Ciencias Sociales, así como también de las artes, las letras y los idiomas;  la vocación de la Cátedra es dar la bienvenida a profesores-investigadores experimentados, de cualquier nacionalidad, que trabajen sobre diferentes países latinoamericanos, sus relaciones trans-americanas y con otras regiones del mundo.

El académico visitante ofrece un seminario a nivel de postgrado y participa en las actividades del equipo de investigación que lo recibe durante su estadía.

La Cátedra de América Latina de IPEAT, tiene como objetivo promover la difusión del conocimiento sobre América Latina, enriquecer la formación de nuestros estudiantes y consolidar la red científica de IPEAT y la Universidad Toulouse - Jean Jaurès.

  

Más informaciónhttps://ipeat.univ-tlse2.fr/accueil/navigation/international/chaire-amerique-latine/